jueves, 22 de marzo de 2012

EL OCASO Y LA PLUMA[1]

Por Khalil  Durán



Schwarzer[2] estacionó su auto, apagó la radio, prendió la luz de una minúscula linterna que guardaba con regularidad en la gaveta, se zarandeó hasta llegar al asiento de al lado, cerró el cajón y se recostó sobreel asiento. Recostado, mirando fijamente el ornamento de jade precioso que tenía incrustado en el centro de su anillo de grado, intentó descansar pero una duda lo asaltaba. He sido muy osado- pensó, mientras recordaba-.
El Recuerdo
Hace poco más de tres años había ganado con honor este bello atavío. Luego de verlo al pasar por una tienda de abalorios camino a la escuela, se decidió a conseguirlo como diera lugar, una de las características del zagal era la determinación y no demoró en manifestarte con un resultado satisfactorio. Schwarzerfue un estudiante reconocido por su astucia. Siempre se autodenominó un calculador nato, un metódico, pero algo de bohemio y hasta de tramposo había en él. Al graduarse con el título de Médico Cirujano de la Universidad de Whitedemon revelaba, en su mano, un anillo exagerado con una atractiva piedra verde.
Schwarzer Dupin[3]era un gran investigador y desde que se graduó trabajó ,por un lado, medio tiempo como investigador de la división de criminalística de la policía y, porel otro, laboró como médico especialista en hematología en el hospital de Orange County.
En el hospital siempre tuvo un compañero de turno, lo fue el Dr. Noir[4]Moriarty[5]por algún tiempo, ambos eran los encargados de contrarrestar las emergencias que se presentaran en el hospital en este campo. Schwarzer siempre miró con desdén a su compañero y hasta con lastima luego del trágico incidente del 8 de agosto de 1967.

El Acertijo
Dupin ya sabia que un cuerpo, aunque inerte, es un rompecabezas lleno de detalles y de pistas sobre un crimen. Cuando fue descubriendo el secreto de una serie de hechos sangrientos y escalofriantes, se sintió vivaz y hasta sorprendido. Éstos comenzaron el caluroso Lunes 8 de junio, con el asesinato de un reconocido psiquiatra de la Ciudad, Christopher Bonn. Schwarzer fue llamado por la policía y fue el encargado de investigar las causas del suceso. El Dr. Bonn fue encontrado en una mansión de la localidad de Fullerton. Parecía ser un caso de intoxicación y tras examinar algunas muestras gástricas concluyó Schwarzer que se trataba de cicuta, la intoxicación produjo en el occiso sequedad en la boca(sus glándulas salivales se encontraban seriamente irritadas) y midriasis[6]. Dupin anotó en su cuaderno: <Conium maculatum>>. Otro detalle extraño, que Schwarzer no había dejado pasar por alto, era que el envenenamiento por cicuta no produce perdida de la conciencia. Esto hacia original el dibujo en su pecho: un grafo del siglo II después de cristo, en su centro las letras " ΙΧΘΥΣ " (Ijzýs). Estas letras forman un acróstico: ΙΗΣΟΥΣ ΧΡΙΣΤΟΣ ΘΕΟΥ ΥΙΟΣ ΣΩΤΗΡ"( Iesús Jristós, Zeú Yiós, Sotér), o lo que es lo mismo, "Jesucristo, Hijo de Dios, Salvador". El dibujo parecía haber sido tatuado mucho tiempo atrás.
Al día siguiente un diario de los Angeles notició: En el caso del asesinato del reconocido Dr. Bonn la Policía busca pistas a partir de un extraño tatuaje que tenía la victima.
Ocho meses pasaron y no parecía tener sentido este suceso, hasta que la mañana del 8 de febrero, llamó a su consultorio su colaborador diciéndole que habían enviado un caso. El Doctor Richard Feynman[7],el más afamado cirujano de los Angeles, estaba muerto La muerte fue producto deuna obtusa cortada del cuello que provoco el rompimiento de la arteria aorta, además, al cadáver le habían cortado la lengua, pero lo que más atormentaba y animaba a Dupin, era un curioso detalle: había sido cuidadosamente embalsamado, lo que no es muy común en caso de homicidios, un ritual sorprendente y practicado por los primeros cristianos (este ritual consiste en lavar y desangrar el cuerpo , pues creen en la purificación de este después de la muerte), estaba claro que se trataba de un caso interesante, digno de un gran investigador. Por lo que supo del informe policíaco, el asesinato había tenido su epicentro en una cabaña de Long Beach, además algo lo tenia muy intrigado, en el pecho de la victima estaba escrito: הנּפלים.
Era algo inusual en eltrabajo de este investigador encontrarse con pormenores tan asombrosos e inquietantes. Por medio de un colaborador de la sección de Investigación de la policía, Schwarzer supo que la inscripción se hallaba en una Lengua semítica y decía: Nephilim, que significa hijos de los hijos de Dios, caído, gigante o titán. El problema resultaba para él muy interesante. No cabía duda alguna de la existencia de una relación entre este acontecimiento y el asesinato del Dr. Bonn.
El tercer crimen sucedió en el hospital de Orange County. El día miércoles 8 de junio. En la habitación 88 se encontró muerto al reconocido científico Marx Peterson. Este, hacia muy poco, había entrado al hospital producto de una infección de las vías respiratorias( pulmonía). En el lugar no se encontraron rastros de forcejeo, luego se concluyó que la muerte fue producida por la entrada de aire al torrente sanguíneo y un posterior fulminante infarto al miocardio del occiso. La palabra homoousiosresaltaba en su bata. La investigación arrojó que este termino se utiliza para referirse a que el hijo tiene la misma naturaleza del padre. Todo estaba muy oscuro, Schwarzer no podía ver con claridad la relación entre los crímenes sucedidos desde hacia ya un año. Lo que era vital parecía estar cubierto y oculto por lo irrelevante.
El día 7 de Agosto, Dupin recibió en su casa un sobre, este no tenia remitente y sólo abrigaba un pequeño volumen: un libro. En la cartilla se leía esa curiosa historia del investigador Erik Lönnrot[8].El valiente y audaz detective que debido a su trabajo ( atrapar y arrestar criminales) se encontró en muchas ocasiones amenazado de muerte. De cómo elcazador se convirtió en presa. Y finalmente de cómo, por causa de una venganza, éste fue asesinado por el forajido Red Scharlach. A Schwarzer lo intrigó el curioso acertijo que Red tejió sobre Lönnrot y, aún más, la promesa de otro más intrigante. Consideró el final de la narración. Decía:
- (Lönnrot) En su laberinto sobran tres líneas-dijo por fin-. Yo sé de un laberinto griego que es una línea única, recta. En esa línea se han perdido tantos filósofos que bien puede perderse un mero detective. Scharlach, cuando en otro avatar usted me dé caza, finja (o cometa) un crimen en A, luego un segundo crimen en B, a 8 kilómetros de A, luego un tercer crimen en C a 4 kilómetros de A y de B, a mitad de camino entre los dos. Aguárdeme después en D, a 2 kilómetros de A y de C, de nuevo a mitad de camino. Máteme en D, como ahora va a matarme en Triste-le-Roy.
- Para la próxima vez que lo mate -replicó Scharlach- le prometo ese laberinto, que consta de una sola recta y que es invisible, incesante.
Retrocedió unos pasos. Después, muy cuidadosamente, hizo fuego.
En su casa el Investigador se propuso encontrar la relación del escrito con los crímenes sucedidos. Tomo un mapa y marcó con una pluma los puntos en que habían sucedido los crímenes, sin duda marcaban una línea lo que indicaba una correspondencia en el espacio, 8 kilómetros hay entre Fullerton y Long Beach…y a mitad de camino el Hospital. También existía simetría en el tiempo, elprimer crimen el 8 de Junio ; el segundo, el 8 de febrero( a 8 meses), y elcrimen ultimo el 8 de junio nuevamente. Luego Schwarzer dedujo que el ultimo crimen ocurriría a mitad de camino de Orange County Hospital y la localidad de Fullerton. El asesinato ocurriría en medio de una desolada carretera del desierto llamada Sunnyvale, en un momento todo se hizo claro para Dupin. Lo estremeció la tristeza. Todo estaba cristalino, desde el Hospital casi a mitad de camino a Fullerton esta un antiguo hotel, donde desde hacia ya varios meses se hospedaba el médico y antiguo compañero suyo enel hospital: Noir Moriarty.

La Revelación
El doctor Schwarzer corrió de inmediato al garaje de su casa, tomo su billetera y partió de inmediato hacia su destino. En la carretera corría una fresca brisa, y el olor del desierto se acentuaba por el ocaso. A la distancia vio una tenue luz y un pequeño anuncio que decía " Bienvenidos al Hotel California". Dupin disminuyó la velocidad del auto entro a un improvisado estacionamiento y detuvo el auto. Apagó la radio, que casi siempre mantenía encendida. Abrió la gaveta y sacó de ella una linterna, se pasó al asiento del lado y se recostó por un momento y bajó del auto.
A lo lejos vio acercarse a una mujer, esta le señalo el camino para entrar al hotel. Se trataba de una dama muy hermosa, ésta le guío y acompaño hasta la habitación. De inmediato, al llegar a la habitación, Schwarzer pregunto a la mujer- ¿Está el Dr. Moriarty en el hotel?
La señorita respondió con un no e hizo un ademán de sorpresa. Schwarzer bajó a la sala principal del hotel y observó que se encontraba casi vacío, lo sorprendió ver espejos en el techo del corredor que llevaba a las escaleras. Se dirigió a la recepción y preguntó al camarero sobre los huéspedes, este le informó que aparte de él sólo se alojaba otro visitante en la habitación número 8, y que se reservaba bajo el nombre de Benjamín. De inmediato se dirigió a la habitación del que se hacia llamar Benjamín y llamó a la puerta. Al ver que no se producía respuesta alguna se decidió a abrir la puerta, lo que no le resulto difícil pues la puerta no tenia cerrojo. Entró. Se trataba de una habitación amplia, casi vacía. Estaba una mesa en el fondo y unos papeles de periódicos viejos tirados en el suelo. Súbitamente se arrojó sobre él un hombre y lo redujo con facilidad.
El hombre sostenía la cabeza de Schwarzer contra el suelo mientras le ponía un pasa montañas en la cabeza y lo ataba de pies y manos a una silla.
Una voz grave preguntó- ¨¿Quién es usted?
-soy Schwarzer Dupin-contestó-
-¿a quien busca?
-a Noir Moriarty…es de suma importancia que lo encuentre pronto.
-¿Que es tan importante como para que usted haya venido hasta aquí?
-se trata de un asunto de vida o muerte, la vida del Doctor Moriarty corre peligro.
El hombre dejo descubrir el rostro de Schwarzer. Bajo gran sorpresa y alegría se tornó la cara de nuestro detective, ¡el hombre era nada menos que Noir Moriarty!
Un silencio pesado abrigo la habitación por un momento.
-He ocurrido una serie de hechos desafortunados, unos crímenes extraños, y todo apunta a que terminaran en este hotel. He venido a advertirte, todas las victimas han sido doctores. Es conveniente que me acompañe a los Ángeles por lo menos un par de días.
-Creo que no se va a poder
-¿qué?¿Acaso no entiende?
-Entiendo
-entonces, ¿qué pretende?
Schwarzer vio como el rostro de su antiguo compañero de lleno de odio y de terror, parecía repulsivo. Se sentía en la atmósfera un profundo resentimiento y un odio infinito.
-La eternidad ha querido que otra vez le de caza, esta ves por mi hijo[9], aquel al que dejaste morir esa triste noche lluviosa en el hospital de Orange County, tú, miserable galeno y camarada. Yo, destrozado por tan inmensa pérdida, me vi entregado al alcohol y a los placeres mundanos durante 10 meses, deje ir a mi esposa y ya nada me causaba encanto o atractivo, no me importaba mi nombre, ni mi suerte; ahora, muriendo vivo, es mi única ilusión la de la muerte. Casi un año pase refugiado en este hotel, hasta que en un sueño, entre despierto y dormido, te vi a ti como a un Lönnrot, y a mi como a ese desdichado Red Scharlach. Me propuse confundirlo y atraparlo otra vez.
El primer crimen fue casual, sin premeditación alguna, al infame Christopher Bonn. Hace un año lo visite buscando ayuda y solo conseguí una mueca de lastima. Ha visto usted que pagó este insulto con la muerte. Ese día desesperado y lleno de rabia esperé hasta que su secretaria se marchara. Fue fácil verter cicuta en su brandi mientras le proponía una conversación efímera. Aproveche las horas de la noche para contemplarlo moribundo, fue una gran satisfacción para mi ver la agonía en su rostro vidrioso. Al efectuar el crimen me percaté que el Doctor tenia un tatuaje cristiano en el pecho, en ese momento mi mente contempló a idea de un acertijo para usted, para realizar mi ultima venganza.
Jure aquí, en esta habitación, vengarme por todo lo que usted me hizo. En mi visión trame este laberinto. He hilado fino, fino y fuerte he hilado mi laberinto con un dibujo cristiano, un acróstico y una palabra en griego, una palabra en arameo y una historia sacada de la pluma de un genio. Como ve todos lo médicos asesinados son cristianos como usted y yo. Fue fácil para alguien tan brillante como usted encontrar esa relación. Supe que algunos fanáticos cristianos, en busca de los hijos de Dios habían llegado a cometer sacrificios humanos… Intuí que usted sospechaba que los Cristianos habían sacrificado al Dr. Bonn; me propuse a justificar esa suposición. 8 meses me dedique a investigar sobre laberintos y acertijos y ritos de los cristianos primeros. Luego me las apañe para matar al Dr. Feynman, un cristiano reconocido, y dejar para usted el intrigante embalsamamiento. Y sabiendo que usted ya sabia de la relación de estos dos crímenes finalmente mate al Dr. Peterson, un crimen cuidadosamente planeado a un fumador compulsivo. Fue divertido medrar en sus hábitos y provocarle una pulmonía. Finalmente, fui yo quien le envió la fascinante historia de Borges. Asegurándome, así, que usted vendría.
Compañero, es así, por medio del dolor y el odio, que he aprendido de la existencia de los opuestos. Opuesto, como lo somos tú y yo.
Necesariamente te complazco, Schwarzer, esta vez, con un acertijo en línea recta, sin fin, inconmensurable como la eternidad misma.
-Noir, ¿opuestos?. Sin embargo notarás, colega, que el blanco es también negro, y que en cada cosa se tiende escondida ,a nuestra vista , la verdad de todo. Puesto que a modo de redondez y de unidad, yace en el mendigo la semilla de un futuro prospero, como en la mente del asesino se esconde la razón del sabio. Esto lo separamos por un detalle: el tiempo; el ayer , el ahora, y el porvenir. Pero ¿es real?¿El tiempo es real?.
Mi cruel verdugo, victima también, jamás se es verdaderamente bueno o malo. Quizás en otro paraje del destino sea yo tu cruel enemigo y cazador.
Luego como si se tratase de una voz eterna y entusiasta, Schwarzer Dupin continuó- en Triste leRoy y ahora aquí, me quisiste perder en un laberinto de concreto con muchas escaleras, puertas y muros; ahora elPoderoso ha tenido a bien que te muestre el mío, donde no hay escaleras que subir, ni puertas que forzar, ni fatigosas galerías que recorrer, ni muros que te veden el paso.
Ya te habrás dado cuenta, que la maravilla y el engaño son cosas de Dios, y no de los hombres.
Tu que pensaste que me habías encontrado otra vez, has caído en un laberinto mucho más claro, no hecho por mi, ni por ti. Y aquí, en el hotel California, en medio del oscuro y cálido desierto, podrás correr por donde quieras, pero jamás salir.
La mañana del día 8 de Agosto de 1969, Los Angeles Daily News publicó: "Encontrados dos hombres muertos en el hotel California(…) No se ha establecido la causa del suceso, ni se han reconocido los cadáveres. Se presume, por fuentes cercanas a la policía, que se trata de dos reconocidos doctores de la ciudad."


[1]El autor hace referencia a 'La muerte y la brújula' de Jorge Luis Borges.
[2]Del alemán la negrura, negro.
[3]El autor hace referencia al reconocido detective Auguste Dupin de las historias de Edgar Allan Poe.
[4]Significa negro, oscuro en frances.
[5]Al igual que el Profesor Moriarty, antagonista principal en 'Las aventuras de Sherlock Holmes' de Arthur Conan Doyle.
[6] Es un aumento del diámetro de la pupila (dilatación), al contrario que la miosis. La midriasis es una reacción normal a la penumbra. En ese caso es bilateral y reactiva (el alumbrado de un ojo desencadena la regresión de la midriasis de los dos ojos).
[7] Richard Phillips Feynman, 1918 –1988, físico americano y una de las personas clave en el Proyecto Manhattan para el desarrollo de la bomba atómica. Difundió la teoría Electrodinámica cuántica, la teoría de los quark y la Física de la superfluidez del helio líquido. Recibió el Premio Nobel en Física en 1965 por su trabajo en Electrodinámica cuántica.
[8]Personaje principal de la Historia 'La muerte y la brújula' de Jorge Luis Borges.
[9]En la historia de Borges, la causa de la venganza de Scharlach es elencarcelamiento de su hermano.


Después de mis días de júbilo por haber pertenecido al mundo de los vivos por un año más y meditar mi paso efímero por este planeta,...